viernes, 2 de noviembre de 2007

El juego de la infidelidad

Él se escapaba para verla alzada sobre sus tacones, revolcarse con sus veinte años y empaparse con su flujo inmaduro y fresco. Ella le esperaba para agarrarse a sus galones, trotar en su torso hasta alcanzar la infancia y rociarse con su lluvia viril e imponente. No se amaban: se necesitaban. Él anhelaba a su amante porque era pueril y alocada, pero amaba a otra mujer porque era sensata y comprensiva. Ella ansiaba a su adúltero porque era un sargento fuerte y severo, pero amaba a otro hombre porque era un soldado modesto y tierno.
Durante meses los dos siguieron jugando, cabalgando para tapiar sus carencias, acariciándose con máscaras puestas. Ella siempre joven, él siempre vigoroso.
Una noche, tras una sesión de pasión oculta, ella encontró en el uniforme del soldado una carta de amor de una mujer madura. Lloró, exasperó, gritó al son del horrible sentimiento de la alevosía. El dueño de su corazón ya no era humilde y blando, sino un farsante ruin. Y dejó de quererle con mucho dolor en el pecho.
Entonces llamó a su amante y le pidió que regresara para consolarla con su garra. Le rogó que usurpara su dolor como hacía con la dignidad de sus subordinados. Él accedió, pese a abandonar por primera vez a su mujer ante la puerta de un restaurante. “Hoy lo he dejado todo por ti”, le susurró al verla tan triste. Ella se estremeció ante su delicadeza y por primera vez en sus vidas hicieron el amor como si se amaran.
Al finalizar él no pudo contenerse: “quiero que estemos juntos para siempre; sin amantes, solos con el amor”, confesó. Ella se levantó de la cama, sorprendida. Miró a su sargento, antes tan fuerte e inflexible, y lo vio indefenso como caníbal sin dientes, dulce como montaña de azúcar. Le recordó a su soldado, pero con la pesadez de los años. Y comprendió que aquella noche su amante también la había traicionado.


En el juego de la infidelidad no se pueden violar las reglas. Reglas tan ocultas como el propio adulterio. Reglas que siempre, siempre se callan. Sola, sin mi amor y sin amante.



Miriam

36 comentarios:

by Alex dijo...

..Relación extremadamente complicada...las reglas parecen claras...la función y el papel de cada uno tambien.....pero , al final siempre falla algo....
En todos los casos, el culpable fue el amor......
El sargento, por amar a su amante .... el soldado por amar a una mujer madura....y ella, por perder el amor de su amado y por no querer amar a su amante....
Diossssssss, que lio me he montado.....
Me gusta pasarme por vuestra ventana, pero siempre me intimida...no sé , explicaros porqué...

[Daga Muten] dijo...

Sensacional.
Para que reflexionar si lo dices todo. Yo vivo, viviré y disfrutaré eternamente de mi pareja y amante y su dulzura salvaje. Se puede tener todo o no saber disfrutar de nada.

Saludos Bulma :P XD

by Alex dijo...

...Por cierto, gracias por pasaros por mi ventana...Me alegra que os gustaran las panoramicas de Gijon..
me parecia el mejor regalo para Betty....
Besos

Ferran Genis Traveria dijo...

Exasperante... quando no lo tienes lo quieres y quando lo tienes no lo quieres. Te gusta el peligro, ¿y sin peligro porque seguir? ¿Es verdad que siempre amas a quien no deves amar y quando deves amar a quien te ama entonces ya nada vale la pena?
Jamas entendere el amor, me harian falta mil vidas para saber una pizca de su significado, pero tengo solo una, amo sin preguntarme el por què!

Petons a les 2!

estrip dijo...

les coses son tan complicades com semblen que són ?

didac dijo...

kuando kieres dar lo ke no te piden ...pues dejas de encantar

Striper dijo...

no se si la infidelidad tiene reglas , lo que es seguro que la fidelidad si.

Putas y Princesas dijo...

A veces las personas somos infieles a nuestras parejas porque necesitamos jugar a ser otro. Y eso nos ayuda, tanto en la vida de pareja como la personal... Pero el problema es cuando esa infidelidad salé a la luz o cuando uno de los actores se salta su papel. Todo se rompe. Las reglas de la infidelidad son precisamente que cada uno se mantenga en su lugar, sin hacer ruido. Y en la historia tanto el saldado como el sargente se saltan lo que deben hacer.

arcademonio dijo...

...a veces, las personas aman tanto que creen que un morreo es una infidelidad, se condenan...a veces, las personas amamos tanto que perdemos nuestra identidad...creo que lo mejor es ser fiel a una misma...da igual que estés sola...quizá de ese modo seas fiel a tí misma Miriam...infinitos besos de bolsillo...

Pasitos de bebe dijo...

Miriam, me ha gustado mucho la historia de infidelidades, de amor y desamor, de traición, de cosas que nunca se dicen...de gestos que nada callan
casi una lágrima!!! Un beso

Terrorista del Amor dijo...

Si no oyes los aplausos, es porque internet es un medio muy frío, pero en mi casa, frente al ordenador, no he podido resistirlo, muy bueno mirian, escelente, las reglas del amor, son tácitas y no las puedes romper.

no debes decir tu nombre si sabes que solo quiero acostarme contigo, y no debes olvidar besarme tras hacer el amor, si eres a quien más amo del mundo.

besitos chicas

Zihuatanejo dijo...

Es una historia con final duro. Pero como la protagonista es Ella y la buena contadora de historias también es Ella, imagino que ya estará haciendo "Reset" y buscando nuevos protagonistas para su nueva etapa...(pienso que es lo mejor que podría hacer),esta vez podrían ser un bombero y un torero, o un leñador y un escritor...aunque estos últimos no lleven uniforme...
Besos para Ana

Milagros Sánchez dijo...

Efectivamente existen normas dentro del adulterio y jamás hay que romperlas, o de lo contrario, todo ha sido una farsa y hay que bajar el telón!!
Estupenda entrada a la que podría añadirse un pequeño epílogo:
"A los humanos nos gusta complicarnos la vida y es que nunca escarmentamos"

Besos y buen finde!!

Sun dijo...

como siempre....las reglas no escritas resultan las mas importantes!!!!

bien dicho, bien escrito

besos

th3 king``la poceta de un virgen`` dijo...

es simple, se dejaron de cumplir los papeles que habia que cumplirse ya no se cumplian, asi que esa obra de teatro tan placentera tuvo que llegar a su final

Patry dijo...

si te mira a los ojos sabes que no miente...................


me quedo con la frase de tu anterior relato... :)

tengo una duda..!! has dejado un comentario en mi entrada sobre una protesta que he dejado sobre un blog... y no se si es que me dices que he metido la pata... o que.. hoy estoy corta... lo siento :/

Anónimo dijo...

Cómo decir que me parte en mil
las esquinitas de mis huesos,
que han caído los esquemas de mi vida
ahora que todo era perfecto.
Y algo más que eso,
me sorbiste el seso y me decían del peso
de este cuerpecito mío
que se ha convertío en río.
de este cuerpecito mío
que se ha convertío en río.

Me cuesta abrir los ojos
y lo hago poco a poco,
no sea que aún te encuentre cerca.
Me guardo tu recuerdo
como el mejor secreto,
que dulce fue tenerte dentro.

Hay un trozo de luz
en esta oscuridad
para prestarme calma.
El tiempo todo calma,
la tempestad y la calma,
el tiempo todo calma,
la tempestad y la calma.

Siempre me quedará
la voz suave del mar,
volver a respirar la lluvia que caerá
sobre este cuerpo y mojará
la flor que crece en mi,
y volver a reír
y cada día un instante volver a pensar en ti.
En la voz suave del mar,
en volver a respirar la lluvia que caerá
sobre este cuerpo y mojará
la flor que crece en mi,
y volver a reír
y cada día un instante volver a pensar en ti.

Cómo decir que me parte en mil
las esquinitas de mis huesos,
que han caído los esquemas de mi vida
ahora que todo era perfecto.
Y algo más que eso,
me sorbiste el seso y me decían del peso
de este cuerpecito mío
que se ha convertío en río.
de este cuerpecito mío
que se ha convertío en río.

Siempre me quedará
la voz suave del mar,
volver a respirar la lluvia que caerá
sobre este cuerpo y mojará
la flor que crece en mi,
y volver a reír
y cada día un instante volver a pensar en ti.
En la voz suave del mar,
en volver a respirar la lluvia que caerá
sobre este cuerpo y mojará
la flor que crece en mi,
y volver a reír
y cada día un instante volver a pensar en ti.

Putas y Princesas dijo...

Siempre me quedará... gracias por la canción!!! me encanta!!! besos!!!

acoolgirl dijo...

Yo creo que no hay que hacer aquello que no quieras que te hagan... y si lo haces, que no se entere nadie!!! Jajaa!!!

Besotesss

Omphalos dijo...

Buenas,

Porqué ser infiel si se ama a la persona con la que se comparte la vida?

Con qué derecho enfadarse por una infidelidad de tu pareja cuando uno es el primero en ser infiel?

Las reglas de la infidelidad son iguales para todos, no?

Siempre queremos lo que no podemos tener?

Sola? Si. Sin tu amor? También. Sin amante? Eso parece.

Pero porque tú lo has propiciado.

Un beso, guapa :)

Putas y Princesas dijo...

No es mí vida. Es un cuento para explicar algo qué pienso: "entendiendo q algunas personas no pueden ser mónogamas y necesiten fantasear con otras, pero si lo hacen... en silencio porque duele".

Omphalos dijo...

Hola Miriam,

Sé que no es tu vida, pero como tú lo explicas como si lo fuera, yo te contesto en la misma línea.

De todas formas, parece que la insatisfacción es una constante en la vida del ser humano. Si es constructiva es positivo. En el caso contrario, la infelicidad está asegurada.

Un beso

kaustral dijo...

ESOS 26 AÑOS!!!!!!!!!!!!!


SALUDOS
SUERTE

Mangamoncio dijo...

La insatisfacción es una constante cuando uno no está siendo quien es realmente. Creo que en eso está la clave de todo.

Letizia dijo...

Cruzo los dedos para no serle nunca infiel a mi Felipín.

Besos de Princesa

Un sargento dijo...

Una historia tan triste como irreal. Este no es su final.

Gabriel dijo...

Hay que estar muy atento y saber porqué la pasion fuciona,muchas veces pende de hilos muy finos,es cierto.

Alls cuits mai couen dijo...

de hecho cualquier cosa cuando funciona será por algo y cuando se canvia tiene muchos numeros de fracasar.

Sureña dijo...

Sencillamente genial Miriam, no puedo decir nada más.

Un saludo

Charlie dijo...

Que bonito el relato...
capacidad para apreciar la belleza, eso les falta a algunos.

Princesa!!!!!!!!!!! pero qué magnífica escritora vas a ser!!! eso es lo más importante (Y Eva también que se pone celosa y ella también me encanta).

Besos desde el ordenador de destrás de ti

qaesar dijo...

El matrimonio es tan pesado que hay que llevarlo entre tres, al menos.

Bsssssssss

CARPE DIEM dijo...

Yo me he perdido un poco..., el sargento este es gay y se lo monta con el soldado ke esta casado??? No sé..., me kedo con una frase... "ella le esperaba para agarrarle de los galones" impresionante imagen!!!

/C/ dijo...

A quién no le gusta jugar a los amantes? Lo importante es saber jugar, y no perder... o perderse en el otro mientras se juega. Error, craso error. A mi me ha pasado. Enamorarse de un amante no es lícito. Para ello se llama amante y no pareja. Bonito relato. Cierto en todo. Te felicito.

Vitote dijo...

Sinceramente me quedo con la sensación que transmite el relato sobre cómo se caen los mitos. Nos pensamos que una persona es como nosotros queremos hasta que descubrimos que no es así y nos encabronamos. Pero no sabemos si es con nuestro mitificad@ o con nosotros mismos...por idiotas.

A cuidarse

Anónimo dijo...

existe poco que me resulte mas excitante que tu foto, por ejemplo las ganas de domarte, a ti te pasa lo mismo?

Anónimo dijo...

a lo que no hay que traicionar es al Amor.
la Fidelidad es al Amor.
el Amor se siente con certeza, y si no hay certeza, es porque lo que se siente no es Amor.
el Amor hace que seamos impecables... es decir... que hagamos lo que sentimos y pensamos, a la vez que sentimos lo que pensamos y hacemos, y que pensemos lo que hacemos sentidamente.
si eso no se corta por las perversiones culturales que nos manipulan, luego se pasa al vuelo del corazon inmaterial, y luego a la sumision al Amor y nuestro corazon material se siente como lo que es en realidad: un cuenco vacio en donde anida el alma que realmente somos, un espiritu individualizado, que animado a vivir lo trascendente, nos hace templo, sobre el cual se derrama el Misterio de la decision permanente del innombrable... de todavia en este instante... sostener Todo.