jueves, 9 de agosto de 2007

La siesta

Y la luz penetra por los poros de la cortina iluminando mi piel desnuda, jugueteando a dibujar sombras, haciendo mi silueta más sensual.
Nuestros corazones palpitan a la vez y tu respiración se acelera al poner, temblorosa, tu mano sobre mi muslo. Y yo finjo dormir mientras uno de tus dedos recorre mi rostro, luego mi cuello, y se detiene en mi pecho, para perfilarlo, para bordearlo.
Te acercas más a mí, ya siento tu aliento en uno de mis pechos, y tu lengua se funde en mi dulce botón erizado cuando tu dedo lo descubre.
Sigues bajando el dedo, haciendo un zig-zag en mi abdomen. Siento la piel de gallina, el cuerpo en tensión, el corazón a explotar.
Y haces tuyo mi sexo sin dudas, majestuoso, tomándolo con la delicadeza con que el artesano pule sus obras, con la firmeza con la que el depredador mata a su presa. Qué gran despertar de los sentidos de la piel, conocer su geografía, recorrer sus valles, alcanzar sus picos…

Porque sabes cómo me gusta. Sólo para esto vale la pena despertar y dejar de soñar…

Eva

8 comentarios:

Anónimo dijo...

me has puesto muy malo

carles dijo...

quina pasada de descripcio, ets capa� de transmetre lemocio de lescena sense masses detalls. mhas posat la pell de gallina!

eli dijo...

marranaaaaaaaaa jajaja

Chema dijo...

Eres tan sensual como escribes...

Anónimo dijo...

Tia, que pasada, necesitare una ducha de agua fria despues de leer esto...
Eres sexy hasta escribiendo.
Un beso guapa. recodare ese despertar

Rakel dijo...

Vaya tela amor!!!! A totes ens agrada despertar aixi!!!!!Pero no sempre ho fan tant be.... T'estimo!!!!

carpe diem dijo...

Quien te ha hecho eso? estoy celoso!!

Miriam dijo...

És genial quan algú és capaç de fer-te escriure aquestes coses. Anar ben follada és una necessitat, ja m'ho deies tu!!!! Quina llàstima haver-ho vist als 22 anys!